Deténte, sombra…

Deténte, sombra de mi bien esquivo,
imagen del hechizo que más quiero,
bella ilusión por quien alegre muero,
dulce ficción por quien penosa vivo.

Si al imán de tus gracias, atractivo,
sirve mi pecho de obediente acero,
¿para qué me enamoras lisonjero
si has de burlarme luego fugitivo?

Mas blasonar no puedes satisfecho
de que triunfa de mí tu tiranía:
que aunque dejas burlado el lazo estrecho

que tu forma fantástica ceñía,
poco importa burlar brazos y pecho
si te labra prisión mi fantasía.

Que contiene una fantasía contenta con amor decente Sor Juana Inés de la Cruz

Ves estas manos…

Ves estas manos? Han medido
la tierra, han separado
los minerales y los cereales,
han hecho la paz y la guerra,
han derribado las distancias
de todos los mares y ríos,
y sin embargo
cuanto te recorren
a ti, pequeña,
grano de trigo, alondra,
no alcanzan a abarcarte,
se cansan alcanzando
las palomas gemelas
que reposan o vuelan en tu pecho,
recorren las distancias de tus piernas,
se enrollan en la luz de tu cintura.
Para mí eres tesoro más cargado
de inmensidad que el mar y su racimos
y eres blanca y azul y extensa como
la tierra en la vendimia.
En ese territorio,
de tus pies a tu frente,
andando, andando, andando,
me pasaré la vida.

La Infinita Pablo Neruda

Double Borges (Books Acquired, 9.13.2013)

Biblioklept

20130917-155302.jpg

I was lucky enough this past Friday the 13th to pick up two Borges volumes, lovely twins with tactile covers, running over 500 pages each—they swallow a lot of Borges books I already own (although curiously leave out entire collections). I found a heartfelt note from mother to son in one the nonfiction collection, where she explains the difficulty she had with the book. I have my own Borges anxieties. Two from the collections: first, from the fiction and then the start of a list from the nonfiction.

20130917-160652.jpg

20130917-160659.jpg

View original post

Cuando sale la …

Cuando sale la luna
se pierden las campanas
y aparecen las sendas
impenetrables.
Cuando sale la luna,
el mar cubre la tierra
y el corazón se siente
isla en el infinito.
Nadie come naranjas
bajo la luna llena.
Es preciso comer
fruta verde y helada.
Cuando sale la luna
de cien rostros iguales,
la moneda de plata
solloza en el bolsillo.

La Luna Asoma Federico García Lorca